No te metas con mi lucha o su odio con rueditas

si su odio de 5000 años no han podido con nosotrxs, van a necesitar algo más que su ridículo camión para detenernos.

No te metas con mi lucha o su odio con rueditas

Ha llegado a México el indigno camión anaranjado, ese que además de atacar directamente a transexuales, intersexuales, hermafroditas y transgénero, tiene la espantosa leyenda “dejen a los niños en paz”, invisibilizando una vez más a las niñas y culpando a sexólogxs, activistas LGBTTTI y maestrxs progresistas de confundir las mentes infantiles por hablarles del hecho (verídico y comprobable) de que existen otras prácticas e identidades fuera de la heterosexual.

Nuevamente se manifiestan contra lo que tan equivocadamente llaman “ideología de género”, pero sobre todo contra los derechos de esxs hijxs a lxs que tanto defienden y procuran proteger. Es que la ideología de género no la inventaron lxs transexuales, ni lxs educadorxs, ni lxs activistas: el género (como la noción de que ciertas cualidades, actitudes y actividades son propias de los varones y no de las mujeres o viceversa) surge en la prehistoria a partir de la división del trabajo y lleva reafirmándose (como toda ideología falaz) de manera obsesiva y constante desde entonces, con consecuencias bastante desastrosas por cierto. En ese sentido, defender que las niñas son niñas siempre y sólo si tienen vulva, sería imponer la ideología de género que tanto critican.

Este movimiento (de las marchas “en favor de la familia” de septiembre pasado y del recién adquirido camión pro discriminación) copia los mecanismos, frases y discursos de movimientos similares en España, Perú, Colombia, Costa Rica y otros países de centro y sudamérica, demostrando que a nivel mundial los derechos de las personas LGBTTTI y de lxs niñxs van perdiendo terreno frente a la arbitrariedad y la intolerancia de las asociaciones de extrema derecha. Porque esxs niñxs, a quienes ellxs llaman “sus” niñxs, “sus” hijxs, no son de su propiedad ni son tábulas rasas en las cuales replicar sus identidades y creencias, son individuos con una sexualidad, afectividad y personalidad todavía por explorar y descubrir; muchxs de ellxs, como nosotrxs, serán bisexuales, lesbianas, transexuales, transgénero o gay de todas maneras, sólo que crecerán con miedo, confusión, falta de información y de apoyo.

Cuando población vulnerable se levanta para visibilizar la discriminación, persecución, abusos y estigma de los que es y ha sido históricamente objeto, no sólo se libera a sí misma, sino inclusive a lxs hijxs de sus enemigxs y detractorxs. Es por eso que le llamamos la marcha del ORGULLO; si su odio de 5000 años no han podido con nosotrxs, van a necesitar algo más que su ridículo camión para detenernos.

Please follow and like us:
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial